¿Quién soy? ¿Qué puedo ofrecer?

 

No sé si es lo más importante, pero entiendo que el contexto siempre lo es.

 

Yo he vivido de la televisión, toda mi vida profesional. Y como es lógico (o al menos a mí me lo parecía) he sufrido todo tipo de decepciones ante numerosas dietas o productos milagro. Como tú. Como todos. Nunca he sido una persona con sobrepeso, la verdad, pero siempre me venía mejor estar unos kilitos por debajo con el trabajo que desempeñaba. Tan injusto como cierto. No me quejo. Fue mi decisión.

 

El caso es que por una larga lista de problemas relacionados con mi salud, fui haciendo mis propias investigaciones, llegando incluso a usar a mi madre como cobaya. Y la verdad es que me sorprendí de lo que aprendí y de lo que me gustaba aprender. Tanto que decidí que por primera vez en mi vida mi pasión ya no era solo la Tv. Ahora lo era la alimentación.

 

Así que en cuestión de 3 años me propuse tener el que ya es mi título de Técnico Superior en Dietética.

 

Al ver lo que había conseguido con mi madre, una mujer que vivía anclada en los 85 kg y que a dia de hoy está en 59, come mejor (y me refiero al disfrute de comer), vive mejor y se siente mejor. Está más guapa, es más joven, es más sana.

 

Al ver todo eso, no dudé en que cualquiera -incluyéndome a mí misma- podía encontrar en la información, el camino al bienestar físico interno y externo.

 

Y la información no es internet. Esa es, en todo caso, la mayor fuente de desinformación la mayoría de las veces. La información es dedicación, es tiempo, es ensayo-error. Es estudio, sacrificio y por desgracia… es dinero. Pero sobre todo, la información es curiosidad. Una curiosidad viva, que debe estar en ti cada día para poder seguir creciendo porque la información evoluciona cada día, lo que ayer era blanco hoy puede ser negro y si no estás atento te quedas atrás. Eso es información.

 

Eso amigos míos es quien soy. Ahora explicaré cómo he llegado hasta aquí...

 

Pues si entendemos por “aquí” esta página web, o más bien el concepto de la misma, he llegado tras descubrir en mis prácticas de empresa, que todos los pacientes tenían algo en común que me resultó muy significativo.

 

Todos llegaban ilusionados cuando habían seguido correctamente su plan dietético durante los 15 días correspondientes, se subían a la tanita (una pesa que además del peso en kg, indica el porcentaje de cada compartimento corporal, mostrando la cantidad de grasa, agua, músculo... que tenemos en ese momento) y entonces descubrían que pesaban lo mismo o incluso un kg más que antes. Estaban más delgados, pero pesaban más. El motivo es que al perder grasa (que casi no pesa pero ocupa mucho volumen) y ganar músculo (que por el contrario, pesa mucho y casi no ocupa volumen), el valor del peso no variaba mucho.

 

No eran capaces de asimilar que el número de la báscula NO IMPORTA!

 

¿Por qué? Porque la misma persona pesando lo mismo puede ser delgada o gruesa, según se repartan dichos compartimentos.

 

Así que, lo importante es cómo te queda la ropa que el mes pasado no te entraba. Eso SI ES SIGNIFICATIVO.

 

De hecho a base de hacernos bajar agua y músculo, se forran determinadas empresas que no voy a mencionar. Unos meses después vuelves a estar igual… bueno, ojalá… tienes más sobrepeso que antes. Y entras en el círculo vicioso de las dietas milagro.

 

Así aparece el concepto del espejo. Es mi herramienta para trabajar tu evolución. Todo esto sin pasa hambre ni desconsuelos innecesarios. La comida es un placer si la sabes disfrutar.

 

¿Quieres cambiar tu reflejo…?

 

Bienvenido al Espejo!

Dónde estoy...

Estoy en TvC a partír de octubre en el programa "Haciendo Amigos"

Puedes seguir mi instagram a través de @ladietadelespejo

Ventajas del plan
Diferentes restaurantes de la isla disponen del menú del Espejo. Solo tienes que pedirlo!

 

El Espejo